Buscar
  • Hospital Josefina Prieur

¿Qué es la hepatitis y cómo prevenirla?

NOTA AL DOCTOR GUILLERMO D´ANNA, COORDINADOR MÉDICO GASTROENTERÓLOGO DEL HOSPITAL JOSEFINA PRIEUR


¿QUÉ ES LA HEPATITIS?

Es una inflamación del hígado. Los virus causan la mayoría de los casos de hepatitis, que también pueden deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas (por ejemplo, el alcohol o determinadas drogas) o enfermedades auto inmunitarias.

En el hígado se llevan a cabo numerosas funciones de suma importancia para el correcto funcionamiento del organismo. Allí, los nutrientes y las drogas (toxinas, medicamentos, etc.) son transformados en compuestos más fáciles de asimilar o excretar por el organismo. En este órgano también tiene lugar la síntesis de la bilis, una sustancia que se almacena en la vesícula biliar y que se libera al duodeno tras la ingesta de alimentos, para facilitar la digestión de las grasas.

Estas funciones del hígado pueden verse alteradas por la aparición de un proceso inflamatorio que recibe el nombre de hepatitis. Es la principal causa de cirrosis, cáncer de hígado, falla hepática y trasplante de hígado. Cuanto antes sea detectada y tratada, menor será el daño sobre el hígado


TIPOS DE HEPATITIS:


Hepatitis A:

Es producida por el virus de la hepatitis A (VHA). Su transmisión se produce al consumir agua o alimentos contaminados por materia fecal que contienen el virus, y también por contagio de persona a persona, sobre todo si las condiciones higiénicas son deficientes.

Se trata de un tipo generalmente leve de hepatiti,s especialmente cuando ocurre en niños. En numerosas ocasiones no presentan síntomas importantes, por lo que la enfermedad no llega a ser diagnosticada. Los síntomas consisten en cansancio, inapetencia, náuseas y vómitos, y signos clínicos como ictericia (la piel tiene un color amarillento) y coluria (orina de color oscuro). Los síntomas suelen ser más graves en adultos que en niños.

La evolución habitualmente es benigna y autolimitada. En general en 30 días se cura el paciente con reposo. No evoluciona a la cronicidad. En raras ocasiones puede surgir una complicación denominada hepatitis fulminante, que puede ser mortal.

Hepatitis B:

Es producida por el virus de la hepatitis B (VHB). El contagio se produce a través de la sangre y/o los fluidos corporales infectados como el semen, las secreciones vaginales.

Hepatitis C:

Es causada por el virus de la hepatitis C.(VHC) y se transmite por contacto directo con la sangre de una persona infectada. Sus principales formas de transmisión suelen ser:

· Agujas o jeringas contaminadas.

· Transfusiones sanguíneas.

· Hemodiálisis

· Mediante material infectado: sanitario, material para tatuajes, piercings

· Durante el parto: transmisión madre-hijo.-

Al igual que la hepatitis B, la Hepatitis C, puede tener un curso agudo y un curso crónico, siendo este último el que suele desarrollarse con mayor frecuencia (85% de los casos). En la mayoría de los casos el paciente permanece asintomático, aunque la enfermedad puede progresar lentamente, por lo que existe riesgo de aparición de cirrosis y cáncer hepático.

Las hepatitis virales son enfermedades transmisibles y, por tanto, potencialmente se pueden prevenir.


PREVENCIÓN DE LAS HEPATITIS:

La trasmisión de los virus A se produce a través del agua y alimentos contaminados, por lo que una buena higiene en la alimentación y un tratamiento adecuado del agua y los alimentos puede ayudar a prevenir el contagio. Además, para el virus de la hepatitis A existe una vacuna muy eficaz que ya se está empezando a incluir en los calendarios de vacunación.

Los virus B y C se transmiten por la sangre y por las relaciones sexuales, aunque el virus C es muy poco eficaz en su transmisión por vía sexual. Los bancos de sangre examinan todas las muestras para descartar la infección por estos virus, por lo que el contagio se ha reducido enormemente en los últimos años.

Existe una vacuna muy eficaz y segura que previene la infección por el virus B y, consiguientemente, la sobreinfección por virus delta que sólo ocurre en portadores del virus B. Esta vacuna está ya incluida en el calendario de vacunas. Desgraciadamente no existe todavía vacuna que prevenga la infección por el virus C.


TRATAMIENTO DE LAS HEPATITIS:

Hepatitis A:

No existe un tratamiento específico para la hepatitis A más allá de las vacunas, pero la mayoría de las personas que contraen la hepatitis A se recuperan por sí solas en pocas semanas. No obstante, es muy importante seguir algunas indicaciones:

· Guardar cama durante varios días o semanas, según el estado general de la persona.

· Seguir una dieta rica en proteínas y pobre en grasas (para hacer descender el nivel de transaminasas en sangre).

· Tomar abundantes líquidos (agua o zumos).

· No tomar bebidas alcohólicas hasta que se haya restablecido por completo.

· Tomar los medicamentos que el médico indique (no actúan contra la hepatitis, pero sí alivian los síntomas y ayudan a sentirse mejor).

· Evitar algunos tipos de medicamentos como analgésicos y tranquilizantes.

· Al vomitar o tras los episodios de diarrea, es importante volver a rehidratarse lo antes posible.

Hepatitis B:

La hepatitis B no necesita un tratamiento específico en la fase aguda. Las medidas se centran en mantener el bienestar y el equilibrio nutricional, que incluye la reposición de los líquidos perdidos por los vómitos y la diarrea.

Cuando la enfermedad evoluciona a una fase crónica, el paciente necesitará seguir una terapia farmacológica. En estos casos se suelen prescribir medicamentos antivirales, como tenofovir y entecavir, e inyecciones de interferón.

Beneficios del tratamiento:

· Puede retardar la progresión de la cirrosis.

· Reducir la incidencia del carcinoma hepatocelular.

· Mejorar la supervivencia a largo plazo.

Otros datos de la Hepatitis B:

Grupos de riesgo

Hay grupos de personas en los cuales la enfermedad puede darse con más frecuencia:

· Recién nacidos de madres portadoras del virus.

· Trabajadores expuestos a sangre humana.

· Drogadictos que comparten jeringuillas.

· Aquellos que mantienen relaciones sexuales sin protección con personas infectadas.

· Los que han recibido una transfusión de sangre antes de que hubiera disponible mejores análisis de sangre (1975).

· Hemofílicos.

· Población reducida en penitenciarios o correccionales.

· Personas originarias de ciertos países (Asia, África, Europa Oriental, Islas de Pacífico, cuenca del Amazonas, Oriente Medio o Alaska) o que viajan a ellos.

Hepatitis C:

Medicamentos como el Sofosbuvir, el Daclatasvir, la combinación de Sofosbuvir/Ledipasvir, el Grazoprevir/Elbasvir y el Ombitasvir/Paritaprevir/ritonavir, Dasabuvir -acompañados o no de Ribavirina- forman parte de los tratamientos preferidos, indicados según los distintos genotipos del virus C".

Es una enfermedad silenciosa que afecta a casi un millón de argentinos. -

Por lo tanto, la detección precoz con un simple análisis de sangre, la puede detectar y hacer el tratamiento con estas drogas y llegar a curar a esta enfermedad.


Ante la menor duda que tenga en relación a los síntomas no dude en acercarse al Hospital Josefina Prieur, allí el Servicio de Gastroenterología, lo asesorará y le brindará toda la información necesaria de esta enfermedad. Asimismo, podrá realizarse los estudios diagnósticos necesario para comenzar si fuera necesario con el tratamiento.

Para finalizar, recordemos que el 28 de julio es el Día Internacional de las Hepatitis, decretado por la Organización Mundial de la Salud.

18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo